Clomid Dosis


Clomid es el compuesto de simulación de testosterona endógena más popular entre la comunidad que usa esteroides anabólicos. Esto se debe en parte a cuánto tiempo ha estado en el mercado, además de ser el primer medicamento para la fertilidad (tanto para hombres como para mujeres) que los usuarios de esteroides anabólicos se dieron cuenta por primera vez. A pesar de que Nolvadex ha demostrado una mejor capacidad general para estimular los niveles de testosterona en los hombres, Clomid sigue siendo un compuesto básico para la recuperación hormonal durante la PCT para la mayoría de los usuarios de esteroides anabólicos. La abrumadora mayoría de los protocolos PCT incluirán Clomid y Nolvadex juntos para un efecto adicional en la recuperación de HPTA (eje hipotalámico-testicular hipofisario) durante el período posterior al ciclo, aunque hay algunos problemas y contratiempos relacionados con la acción de Clomid que se cubrirán en breve. Las dosis de Clomid en comparación con Nolvadex, por ejemplo, normalmente necesitarán estar en el rango más alto para que el compuesto haga su trabajo en el cuerpo, ya que no es tan poderoso como su compuesto hermano Nolvadex, y esto se explicará en breve. .

En términos de dosis de Clomid con el propósito de HPTA y restauración de testosterona endógena, un estudio ha demostrado que 150 mg de Clomid (citrato de clomifeno) administraron niveles de testosterona endógena aumentados diariamente de 10 hombres sanos en aproximadamente un 150%, mientras que, por cierto, 20 mg de Nolvadex (Tamoxifeno Citrato) aumentaron diariamente los niveles de testosterona endógena en la misma cantidad. Aquí es muy evidente que Clomid es muy efectivo para este propósito, pero Nolvadex parece ser una opción más rentable ya que es más efectivo que Clomid en comparación con mg por mg. Sin embargo, Clomid puede seguir siendo un compuesto muy valioso para la restauración hormonal, ya que las dosis de Clomid de 100 mg al día teóricamente elevarían los niveles de testosterona al 100% por encima del valor inicial, y 50 mg elevarían los niveles de testosterona al 50% por encima del valor inicial, etc.

Algunos estudios adicionales han demostrado la efectividad de Clomid a largo plazo, donde se administraron dosis de Clomid a 178 hombres hipogonadales que también padecían disfunción eréctil (DE) durante 4 meses, y el 75% de los sujetos de prueba mejoraron mientras que el 25% no lo hizo; sin embargo, todas las pruebas no mejoraron. los sujetos exhibieron aumentos significativos en la producción de LH, FSH y testosterona. El estudio también había observado que con la administración a corto plazo, solo se observaron aumentos moderados en la función sexual. Es muy evidente que Clomid se puede utilizar como un tratamiento efectivo para la disfunción eréctil en la mayoría de los hombres, incluso a largo plazo.

Antes de profundizar en más detalles, se debe hacer una nota importante para el lector:

Dosis médica de Clomid

Clomid (citrato de clomifeno) se utiliza dentro del establecimiento médico principalmente para el tratamiento de la disfunción ovulatoria (infertilidad femenina), que previene problemas para las mujeres que intentan quedar embarazadas. Para este propósito, las dosis prescritas de Clomid se encuentran en el rango de 50 mg por día, y la administración de Clomid debe comenzar solo 5 días después de que haya comenzado el ciclo menstrual. Después de esto, las dosis de Clomid se deben continuar durante solo 5 días. Si no se observa una mejora en la ovulación, las dosis prescritas de Clomid deben aumentarse a 100 mg diarios durante el mismo período de 5 días.

La mayoría de las veces, los profesionales médicos harán que sus pacientes participen en un promedio de 6 de estos ciclos antes mencionados, siempre que la terapia no funcione las primeras veces.

Dosis de Clomid durante el uso de esteroides anabólicos

Aunque Nolvadex es la opción más potente, más adecuada y más fuerte que Clomid para la mitigación de la ginecomastia durante los ciclos, Clomid puede utilizarse para este propósito. Sin embargo, Nolvadex debería ser la primera y más importante opción entre los usuarios de esteroides anabólicos para este propósito, y normalmente es la única opción entre los usuarios experimentados de esteroides anabólicos.

Con el propósito de prevenir / reducir la ginecomastia durante un ciclo: aunque Clomid dosis normalmente no se utilizan para la prevención del desarrollo de ginecomastia durante un ciclo de esteroides anabólicos, las dosis de Clomid son aproximadamente de 50 a 100 mg diarios durante un ciclo de esteroides anabólicos. Algunas personas han descubierto que la efectividad de Clomid como antagonista de estrógenos en el tejido mamario es, de hecho, tan débil en comparación con Nolvadex que las dosis de Clomid pueden requerir administraciones aún mayores por encima de 100 mg al día.

Dosis Clomid Femenina

Las usuarias de esteroides anabólicos no deberían tener ningún requisito para el uso de Clomid, ya que el crecimiento del tejido mamario (ginecomastia) no suele ser una preocupación entre las atletas femeninas, y tampoco lo es el problema de la producción insuficiente de testosterona, ya que las mujeres no poseen un producto necesario. requisito para los mismos niveles fisiológicos normales de testosterona que los hombres. Se sabe que varios esteroides anabólicos femeninos que usan culturistas utilizan Clomid para diversos fines que conducen a un espectáculo de competencia, pero es muy recomendable que las mujeres no participen en esta práctica debido al hecho de que Clomid (particularmente en mujeres premenopáusicas) presenta Varios efectos secundarios graves y muy inconvenientes.

Dosis de Clomid para aumentar la secreción endógena de testosterona y PCT (terapia post ciclo)

El hecho de que Clomid sea un agente estimulante de la testosterona endógeno y HPTA eficaz está bien documentado y se ha cubierto ampliamente hasta ahora en todo este perfil. El hecho de que Clomid sea menos efectivo para actuar como un antagonista de estrógenos en el tejido mamario en comparación con su efectividad para restaurar la función hormonal es la razón por la cual se utiliza principalmente y exclusivamente por la última razón entre las usuarias de esteroides anabólicos. Sin embargo, todavía es importante tener en cuenta que, en una base de mg por mg, Nolvadex es muy superior a Clomid. Normalmente es por esto que si alguna persona todavía insiste en el uso de Clomid, debe incluirse como un programa PCT de múltiples compuestos en el que también se usa con Nolvadex y tal vez HCG (muchos también incluirán el uso de un inhibidor de aromatasa para mitigar los efectos estrogénicos de la administración de HCG).

Las dosis estándar de Clomid para PCT (con el fin de estimular la liberación de GnRH (hormona liberadora de gonadotropina), LH, FSH y, en última instancia, testosterona) es de 50 a 100 mg diarios.

Administración adecuada y sincronización de las dosis de Clomid

No hay consideraciones especiales con respecto a la administración de Clomid. Se puede tomar antes, durante o después de las comidas. También se puede consumir en la mañana o en la noche. Se recomienda ingerir la dosis completa de una vez, en lugar de dividir las dosis de Clomid durante todo el día, lo cual es en gran medida innecesario debido a su larga vida media de 5 a 7 días.

Expectativas y resultados de las dosis de Clomid

Clomid generalmente sirve como un compuesto estimulante de producción de testosterona endógeno eficaz, ideal para la recuperación hormonal adecuada después del final de un ciclo de esteroides anabólicos. Aunque puede usarse para el tratamiento o la reversión de la ginecomastia de desarrollo temprano, no se recomienda debido a su poca capacidad para lograr dicho efecto, donde Nolvadex es el agente preferido de los dos.

Referencias Clomid:

Efectos hormonales de un antiestrógeno, tamoxifeno, en hombres normales y oligospérmicos. Vermeulen A, Comhaire F. Fertil Steril. 1978 mar; 29 (3): 320-7.

El clomifeno aumenta los niveles de testosterona libre en hombres con hipogonadismo secundario y disfunción eréctil: ¿a quién beneficia y quién no? Guay AT, Jacobson J, Pérez JB, Hodge MB, Velasquez E. Int J Impot Res. Junio de 2003; 15 (3): 156-65.